Podéis enviarnos cualquier información que consideréis relevante al whatsapp 633741215

¿Conseguiremos engañar al Coronavirus?

El CSIC trabaja en un espray bucal antiviral para engañar al coronvirus y detener la infección
|

Spray1



La comunidad científica continúa dando pasos hacia adelante para intentar parar la pandemia del coronavirus y sus grandes efectos. Siendo la vacuna el objetivo prioritario los expertos no obstante avanzan también en el desarrollo de tratamientos y mecanismos para intentar mitigar los efectos de la COVID-19.



En este contexto, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, el CSIC, está trabajando en un espray bucal que podría ser sumamente importante en esa lucha contra el SARS-CoV-2. Concretamente, utiliza unas biomoléculas (polisacáridos) para simular la superficie celular donde se adhiere el coronavirus, para poder así atraparlo y detener la infección. Si se confirma que estas moléculas, efectivamente, logran detener eficazmente la infección, el espray podría ser un antiviral aplicable no solo al SARS-CoV-2, sino también a otros virus, dado que incide en el mecanismos que usan muchos de estos microorganismos para entrar en las células.



De obtener resultados positivos, el espray bucal podría suponer dar un paso de gigante, porque además podría desarrollarse y comenzar a utilizarse a corto plazo, en un tiempo breve, dado que se trata de moléculas de origen natural o ya empleadas con fines clínicos, como indica el CSIC en un comunicado.

El proyecto, que está liderado por los investigadores Julia Revuelta y Alfonso Fernández Mayoralas, del Instituto de Química Orgánica General (IQOG-CSIC), prevé además que el espray actúe incluso en los casos en que la infección haya comenzado.


“Actualmente se cree que la infección comienza en las cavidades buco-faríngeas, por lo que la formulación de un espray en base a dichas moléculas permitirá crear, tras su administración, una barrera en la que las partículas del virus queden atrapadas perdiendo así su capacidad infectiva”, explica la investigadora Julia Revuelta, quien añade: “Incluso en el caso de que la infección ya haya comenzado, su uso neutralizaría las partículas virales provenientes de la replicación en células infectadas en esta fase incipiente, inhibiendo la propagación de la infección hacia la zona pulmonar y disminuyendo, por consiguiente, la gravedad de la infección”.


Este avance podría minorar los daños que el virus esta ocasionando en la actualidad entre la población española y el resto del mundo y que tantas vidas se ha llevado.