Podéis enviarnos cualquier información que consideréis relevante al whatsapp 633741215

Alcaldes que no cumplen el año de mandato

Cinco pequeños municipios, que suman casi 3.000 habitantes, eligen nuevos regidores con el triunfo de mociones de censura
|

Belver montes antiguo ayto



V.A / ICAL

El 26 de mayo de 2019 se celebraron las últimas elecciones municipales en Castilla y León. Fueron más de 12.600 los concejales electos en el amplio mapa de las entidades locales de la Comunidad, con representación de 49 formaciones políticas y de electores independientes, pero el 83 por ciento de los munícipes lleva los colores de PP o de PSOE. Algunos de esos alcaldes, en concreto de cinco pequeñas localidades, no han podido cumplir un año de mandato. Una moción de censura les ha apeado del cargo.

Son los municipios de Valle de Valdebezana, en Burgos; Arapiles y Carrascal de Barregas, en Salamanca; Ituero y Lama, en Segovia, y Belver de los Montes, en Zamora, según los datos facilitados a Ical por la Delegación del Gobierno y que han comunicado a las respectivas subdelegaciones de las provincias. Se trata de núcleos que en su conjunto no llegan a los 3.000 habitantes, pero en los que triunfó una moción de censura en los últimos meses.

Las diferencias entre los socios que formaron gobiernos municipales han surgido en estos meses, pero también la pugna entre miembros de un mismo partido han acabado en la presentación de una moción de censura para cambiar al alcalde electo el pasado mes de junio. La distancia que separa y la falta de acuerdo a nivel nacional entre los partidos mayoritarios se diluye en algunos de estos pequeños municipios, que se alían en las alcaldías, como en los casos de Arapiles o Carrascal de Barregas.

En Valle de Valdebezana, una localidad de 477 habitantes en la comarca burgalesa de Las Merindades, la moción de censura firmada por Ciudadanos e Iniciativa Merindades sentó el pasado mes de febrero en la Alcaldía al concejal naranja Florentino Ruiz, en detrimento del ‘popular’ Luis Collado, acusado de falta de diálogo y de imponer sus posiciones sin buscar ningún acuerdo.

Más significativo resultó el caso de la salmantina localidad de Arapiles (660 habitantes), debido a la pugna entre dos corporativos socialistas. El alcalde Agustín Calvo, que gobernaba con el apoyo de Cs, fue retirado del cargo por la moción presentada por su compañero Audacio Viloria, con el respaldo de PP y uno de los dos ediles naranja. Viloria, número dos en la candidatura, se hizo así con la Alcaldía.

En Carrascal de Barregas (1.206 habitantes), Cándido Cabezas, que fue en 2015 con UpyD y en 2019 con Ciudadanos, fue relevado por el ‘popular’ Guillermo Rivas, que recibió el apoyo de los dos concejales socialistas. Las direcciones provinciales de PP y de PSOE desautorizaron el pacto por no haber sido consultados antes de la presentación de la moción de censura.

Otro acuerdo entre el PP y el PSOE llevó a sentarse en la Alcaldía del municipio segoviano de Ituero y Lama (378 habitantes) al socialista Miguel Aparicio López, cuya lista había sido la más votada, en sustitución de la independiente Beatriz Ortega, elegida con el respaldo popular. Las discrepancias en el equipo de Gobierno cambiaron el ritmo, se presentó la moción de censura por el concejal socialista y se alzó con el bastón de mando tras los votos de los dos ediles populares.

El único concejal socialista fue elegido alcalde en Belver de los Montes (280 habitantes) con el apoyo a la moción de censura por parte de dos ediles populares y uno de Ahora Decide. Miguel Ángel Arcos, de Izquierda Unida, cedió su cargo en un tenso pleno en febrero y con una protesta vecinal en la calle, en la que se increpó en particular al edil de Ahora Decide que votó el cambio.

Hubo vuelco

A finales del pasado mes de abril el PP anunció una moción de censura en Guardo contra la alcaldesa socialista, Gemma Sanfélix, apoyada por el pacto con Ciudadanos. El anterior regidor popular y exprocurador en las Cortes de Castilla y León, Juan Jesús Blanco, candidato de la lista más votada, puede recuperar el bastón de mando. Está previsto que la moción de debata cuando se levante el estado de alarma.

Las elecciones municipales de mayo de 2019 registraron un vuelco en el tablero de Castilla y León, igual que ocurrió con el resultado de las autonómicas. El PSOE ganó las celebradas a las Cortes y, pese a no obtener más concejales que el PP en las locales, fue el más votado en seis de las nueve capitales (Burgos, León, Palencia, Segovia, Soria y Valladolid) y en cuatro de las localidades de más de 20.000 habitantes (Ponferrada, Miranda de Ebro, Aranda de Duero y San Andrés del Rabanedo). Los ‘populares’ solo vencieron en Salamanca y en Medina del Campo.

Un año después los socialistas gobiernan en cinco de las nueve capitales, excepto en Palencia donde caló el pacto de Cs, PP y Vox, y en tres de las grandes localidades, menos Aranda de Duero, en la que los ‘populares’ retuvieron la alcaldía. En Ávila hubo la sorpresa de la formación Por Ávila, extinción del PP, y en Zamora, IU mantuvo la alcaldía, la única de este partido en una capital de provincia de España.