Carnero encomienda al nuevo director de Función Pública atender los derechos legítimos de los empleados y el interés de las consejerías

El consejero de la Presidencia destaca la profesionalidad y capacidad de su antecesora Paloma Rivero por haber encarado un periodo "difícil" como la pasada legislatura y haber logrado avances en la materia.

|

 08MAX202209577268


El consejero de la Presidencia, Jesús Julio Carnero, aprovechó hoy la toma de posesión del nuevo director de Función Pública, Francisco Javier Raedo, para encomendarle la labor de atender los derechos legítimos de los empleados públicos de la administración y el interés y las necesidades del resto de las consejerías. “No somos una consejería más, ya que tenemos que prestar un servicio a las otras consejerías. Tiene cosas buenas y malas pero es algo que no se puede olvidar por que, al igual que la Consejería de Hacienda, tenemos un cometido transversal”, subrayó.


Carnero reconoció que la toma de posesión de un cargo en una organización tiene que ser un acto de “normalidad”, como supone el relevo de la exdirectora general de Función Pública, Paloma Rivero, y el nombramiento de su sucesor, Francisco Javier Raedo. Pese a ello, el hasta ahora director de la Escuela de Administración Pública de Castilla y León (ECLAP) se mostró visiblemente emocionado al abrazar a su antecesora, ante la atenta mirada de decenas de empleados de la Consejería. 


El consejero declaró, según recogió la Agencia Ical, que ‘Paco’ es un “histórico” de la Consejería, además de ser compañero de promoción de la Facultad. “Conoce perfectamente la materia y los cometidos a los que me he referido. Solo os pido a los que le vais a acompañar que le apoyéis y ayudéis. Es importante que se sienta respaldado para cumplir con los objetivos de la Función Pública”, añadió. 


El consejero también tuvo palabras de agradecimiento a Paloma Rivero, de quien dijo la conoce desde hace “muchísimos” años, al valorar su trabajo y dedicación en Presidencia. “Solo puedo tener palabras de cariño, primero hacia la persona, por su manera de ser, talante y ternura, pero también por su profesionalidad y capacidad por haber encarado un periodo difícil como la pasada legislatura, de la mano de Ángel Ibáñez”, apuntó. En este sentido, reconoció que fue una etapa en la que se avanzó en aspectos de la Función Pública.